En un futuro no muy lejano, las nuevas tecnologías modificarán la educación tal y como la conocemos.

El uso de las nuevas tecnologías en el aula se está dando de forma progresiva pero cada vez más frecuente. La robótica educativa en conjunto con plataformas digitales para enseñar, están dándoles a los niños nuevas herramientas para su futuro. Lejos de las clásicas aulas donde los profesores enseñan y los alumnos aprenden, las aulas del futuro serán dinámicas, interactivas y participativas.

La robótica educativa supone ser la primera de las grandes herramientas para el aula.Se trata de un recurso económico, sencillo y atractivo que favorece la concentración de los niños. Normalmente, los profesores plantean un problema de forma dinámica: a través de videos o con el apoyo de plataformas virtuales. Luego los alumnos deberán resolverlo utilizando la tecnología 3D. Mientras lo hacen, aprenden sobre tecnología y matemáticas sin darse cuenta. Por si fuera poco, luego de las instrucciones se les solicita que modifiquen algunas de las funcionalidades, con el fin de fomentar su creatividad.

Lejos de las clases de informática donde aprendíamos el uso del Paquete Office, los niños ya saben utilizar los ordenadores desde pequeños. Por eso es necesario comenzar a enseñarles a programar y controlar distintos dispositivos. Herramientas como AliceSnake Wrangling for Kids  Kids with Ruby o Kodu, están pensadas para ayudarlos a comprender el mundo de la programación. 

Es evidente que a medida que pasan los años, cambian las formas que aprendemos. El hecho de tenerlo en cuenta hará más fácil y más efectivo el aprendizaje para los niños. En Finlandia, por ejemplo, se renovó la forma de aprender mediante la neurociencia. Los niños prácticamente no llevan deberes a casa, no tienen más de 4 horas de educación y se les brinda mucho tiempo de ocio. La principal finalidad es impulsar a los niños a tener ganas de aprender. Los expertos aseguran que durante su tiempo libre pueden desarrollar mejor sus capacidades y habilidades.
12 de agosto de 2016
Fuente: Universia España
Advertisements