Iniciativas de las mejores universidades del mundo demuestran que esta posibilidad puede convertirse en una realidad palpable en pocos meses.

La simple existencia de distintos espacios de formación online ha permitido a la educación del más alto nivel alcanzar territorios inicialmente impensados. Estudiar en universidades de cualquier parte del mundo sin necesidad de trasladarse miles de kilómetros o siquiera salir de casa es ahora una posibilidad, fortalecida por el avance de internet, las constantes innovaciones de los ordenadores y el crecimiento de iniciativas institucionales que buscan acercar la universidad al mundo.

Además de facilitar el desarrollo de programas de estudio, esta modalidad de formación podría cambiar ahora los sistemas de financiación de la educación, e incluso sus costes. Iniciativas de las mejores universidades del mundo respaldan la firme posibilidad de que la formación online logre disminuir de forma notoria los costes de la educación universitaria del más alto nivel.

Mercados de trabajo demandando trabajadores cada vez más capacitados, con estudios de postgrado como requisito en un amplio porcentaje de las ofertas de empleo disponibles, y estudiantes buscando oportunidades de formación continua completan el panorama que permite este avance. Los egresados universitarios son cada vez más conscientes de la importancia de contar con estudios de postgrado para acceder al mercado laboral, que comienza a incrementar los mínimos de formación requeridos para sus profesionales, al tiempo que las universidades buscan satisfacer estas demandas. El mayor problema asociado a este ciclo casi perfecto se encuentra al alcanzar la parte económica, pues si bien las ofertas de estudios de postgrado aumentan, sus costes también lo hacen.

En este panorama, la formación online se presenta como un método ideal para cumplir con los objetivos de formación sin implicar gastos imposibles para los universitarios. Al mismo tiempo, las instituciones logran disminuir al mínimo sus costos operativos y administrativos o edilicios, logrando así que el coste de los estudios disminuya notoriamente también para los centros.

Actualmente, la matrícula para un máster de 30 créditos en Ciencias de la Computación en la Universidad del Sur de California cuesta aproximadamente $ 57.000 dólares. Los centros más económicos en esta área de estudio cobran, por el mismo máster, la suma de $ 43.000 dólares. Claramente, estas cifras implican que un estudiante promedio deba buscar posibilidades de financiación, becas, o incluso un empleo para poder financiar sus estudios.

Gracias a este programa, los estudiantes pueden financiar sus estudios sin mayores problemas, e incluso apuntarse en programas que de otro modo no considerarían debido a su precio. Por si fuera poco, las universidades comienzan a poblarse, pues este sistema ha demostrado que las matrículas en línea atraen a casi 4.000 estudiantes al año, 10 veces más de lo que podría conseguirse con la modalidad presencial.

 

Fuente: Universia / 11 de octubre de 2016
Advertisements